Lectores

domingo, 2 de septiembre de 2012

Tú eres mi alma; yo soy tu aire.


Sus huellas estan clavadas en mi piel como alfileres que no dañan, que solo marcan, dejando su cruz como en el mapa de cualquier tesoro. Aunque para tesoros sus caricias. El mundo puede acabar cuando clava sus ojos verdes en mis pupilas temblorosas, y acaricia lentamente mi pelo. Y a mi me tiemblan hasta las pestañas.
Tengo un inventario de cada mirada perdida, y luego resucitada. De cada palabra no dicha en un momento y luego repetida hasta la saciedad. De cada te quiero tatuado en su espalda.  De cada canción susurrada, y otras gritadas a los cuatro vientos. Tengo a una persona tan especial que me faltan calificativos y me sobran ganas de quererle. Ahora y siempre. 

1 comentario:

La chica de los chicles dijo...

personalmente te diria que no te fiaras de los chicos de ojos verdes, que hipnotizan. Pero si ya has caido en la trampa... bueno, pues simplemente disfrutalo, porque algo tan bonito solo se vive una vez

Saludos de la chica de los chicles, que entregó su alma a un chico de ojos verdes, y puede asegurar que no es el color de la esperanza
http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es/